Medita en tu día a día

Categorías: Yoga.

¿Te has dado cuenta de la de acciones que repites en tu día a día?

Acciones rutinarias que haces cada día de la misma manera y forma. Puedes convertir estas acciones en una meditación y dejar la mente en blanco. Aquí te explicamos como podrías hacerlo. Cada un@ de nosotr@s realiza un montón de acciones cada día repetitiva, pero seguro que alguna de ellas las haces porqué te gustan y en cambio otras las haces por obligación, por rutina o por necesidad. Por ejemplo:

  • lavarte los dientes
  • preparar la cena, el desayuno, la comida, cocinar
  • preparar el desayuno
  • planchar la ropa
  • hacer la cama
  • cortarte las uñas (esto no lo haces cada día)
  • pintarte las uñas (esto no lo haces cada día)
  • prepararte la ropa para el día siguiente
  • fregar los platos

¿O bien en los momentos de ocio?

  • hacer trekking
  • correr
  • escalar
  • tirar piedras al río
  • hacer equilibrios con las piedras

Te invitamos a que identifiques una de las acciones que haces porque te gusta y vamos a por ello. Queremos proponerte una meditación para esta acción que has escogido. De hecho te proponemos dos opciones y tu escoges aquella con la que te sientas mejor. O mejor dicho puedes probarlas las dos o identificarte con otras que te guste más. El objetivo de la meditación es parar la mente. Uff ¿suena muy complicado verdad? Cierto, así es. Suena y puede resultar complejo al principio. Pero no fue también complejo ¿empezar a andar? o ¿ir en bicicleta? o ¿el primer día de trabajo? o ¿tu primera cita? o ¿cada vez que inicias una relación? o ¿cuando quieres salir de una relación? Vaya que si lo miras el camino está lleno de cosas maravillosas y nuevas para nosotr@s y por ello requieren un esfuerzo!

Por tanto, conocido el objetivo, vamos a ver como llegamos a su logro, su consecución. Como conseguimos meditar y parar la mente. Para empezar, el primer paso es darse cuenta de que la mente está trabajando continuamente. Dedicadle tiempo a eso, a daros cuenta. Es el primer paso y el más importante. Para poder realizar un cambio es necesario ser consciente de ese hábito que tenemos. Una vez identificada como trabaja nuestra mente, nos resultará mucho más fácil conducirla a un estado de paz, de calma, de vacío.

Una vez conscientes de ello, podemos conducir a nuestra mente a realizar según que acciones para poco a poco llegar al objetivo, su vació. Y ¿qué acciones son éstas? Cada vez que hagamos la acción repetitiva que hablábamos al principio, podemos hacerla siguiendo una de estas propuestas:

  • Cantar un mantra cortito, a mi me gusta repetir “wahe gurú” (una adoración a mi ser). Si esto os resulta raro, extraño o absurdo, probar con un mantra personal, repetir algo que os guste. Lo que de pequeñitos nos decían al no poder dormir … cuenta las ovejas 🙂
  • Otra opción es guardar los pensamientos en una zona del cerebro especial para ellos. Cuando te venga a la mente ese pensamiento pídele que te espere en la sala de espera. Al igual que harías con una visita profesional.

Y así cada uno a su ritmo y con su ser puede ir llegando a este estado de vacío interior.

Feliz viaje a la Luz Exploradores del Sol!

 

 

 

Aquí puedes dejar tu comentario, buen día!