Mandalas

Categorías: Crecimiento personal.

¿Sabéis lo que es un mandala?

Se trata de dibujos en armonía, que suelen tener forma redonda o no.

¿Por qué hablo de mandalas?

Porqué para mí también han sido en ocasiones una fuente de inspiración. En algunos entornos se utilizan los mandalas para relajarse, al pintar, escoger los colores y dibujarlos puedes entrar en un estado de relajación y paz interior. Esa es una de las aportaciones de los Mandalas pero para mí tienen otra más importante y es su sabiduría o la que tú descubres cuando los estás pintando. Miraré de explicarme lo mejor que pueda, pero resulta complejo de transmitir.

En primer lugar, cuando te pongas a pintar mandalas deja que sea él el que te escoja a ti. Es decir, busca opciones para que el mandala venga a ti. A veces puede ser simplemente al abrir el libro y la primera página que te salga esa es la escogida. Otras los ojearas y uno te llamará más la atención que otros. En otras ocasiones puedes leer el tema del mandala y ello te atraerá. En fín, deja que el mandala venga a ti.

En segundo lugar, prepárate una caja de colores variados, es más fácil pintar con rotuladores, pero no es tan relajante. Así que saca el sacapuntas y recuerda tus épocas de colegial@.

Y finalmente, empieza a pintar el mandala del exterior hacia el interior. ¿Por qué del exterior al interior? La realidad es que al hacerlo así vas avanzando a tu ser interior, sin darte cuenta. Empiezas por las capas más fuertes, tu coraza y vas viajando a tu corazón. Eso no quiere decir que siempre vayas a llegar al corazón. Cada vez que te sientas con un mandala es una experiencia distinta! Escucha y observa, sin comparar ni buscar resultados u objetivos.

Unos consejos a la hora de trabajar mandalas:

  • Si dejas un mandala sin terminar … ahí se queda. No te recomiendo que la acabes otro día. Tu estado de ánimo es diferente y el objetivo del mandala ha cambiado. Empieza y pinta o dibuja uno nuevo.
  • No te obligues a acabar un mandala. Si ya no te apetece continuar, dejalo, su trabajo ya está hecho o a lo mejor no es el momento para trabajarlo.
  • Puedes plantearte un objetivo al ir a trabajar con mandalas. Por supuesto que sí, buscar una solución a un problema que tienes, escoger entre dos o más opciones, mirar las cosas desde otro punto de vista, … Una vez fijado el objetivo déjalo ir. Y empieza a mirar mandalas para que estos te encuentren a ti.

Otros tipos de mandalas:

  • Los mandalas se pueden pintar con pinturas.
  • También puedes probar partiendo de un papel en blanco y dibujar tu el mandala.
  • O bien hacer un mandala en la naturaleza con elementos que nos ofrece esta.
  • Preparar un mandala con recortes de papeles de colores, formas e imágenes.
  • Aquí tenéis alguno de los dibujos de mandalas que hemos hecho nosotros.

¿Cuando hacer un mandala o pintarlo?

  • Os propongo hacer un mandala en la naturaleza cuando vayáis de excursión. Podéis ir recogiendo cada uno algún elemento y al llegar al final, construir todos juntos un mandala.
  • También a principio de año, sentaros un día en casa con una cartulina redonda y un montón de revistas viejas para recortar. Dejar ir vuestra imaginación e ir dejando que los trocitos se coloquen en el papel. Sacad vuestras propias conclusiones 🙂
  • Pintar un mandala es una gran solución cuando queréis encontrar una respuesta a algo. La forma en como los colores se combinan, en cómo pintas … te da la solución.
  • Para relajarte también es una buena solución pintar un mandala.
  • Y finalmente, si veis a un niño pintando un mandala, observarlo. Como lo pinta, en que orden, con que colores, el trazo, … os puede estar comunicando muchas cosas a través del dibujo.

 

Aquí puedes dejar tu comentario, buen día!