Comunicarnos con nuestros hijos

Categorías: Crecimiento personal.

A cualquier padre le gusta compartir momentos con sus hijos, pero a veces la realidad del día a día nos impide pasar todo el tiempo que desearíamos con ellos.

Los expertos aseguran que desayunar, comer o cenar (o las tres) con los niños, ayuda en el crecimiento personal de nuestros hijos. Es importante que las comidas que realicemos juntos se conviertan en un momento relajado donde compartir entre todos los miembros de la familia nuestras inquietudes y alegrías

Hablar a diario con nuestros hijos y realizar una comida en familia puede mejorar el rendimiento escolar, y su bienestar general. Pero ¿lo hacemos? ¿Dedicamos unos minutos a preguntar cómo están? ¿Sabemos lo que tienen en la cabeza? A veces hablar con nuestros hijos de sus cosas no es tan fácil como parece.

A veces cuando preguntamos al niño como ha ido el día, la respuesta es un simple “bien” “como siempre” “normal”, en estos casos lo mejor es cambiar la pregunta y hacer varias preguntas más concretas, así las respuestas también cambiaran. Si poco a poco vamos convirtiendo un momento del día en NUESTRO MOMENTO, el momento de hablar, preguntar, explicar, reír  o llorar, nuestro hijo cada vez se abrirá más a explicarnos sus anécdotas.

¿Qué cosas podemos preguntar-le a nuestro hijo con el fin de acercarnos a él en su registro? En Gran Explorador te proponemos algunas ideas:

  • ¿Quién se sienta a tu lado en clase?
  • ¿A qué te gusta jugar a la hora del patio?
  • ¿Con quién te gusta más jugar?
  • Explícame alguna cosa que te haya hecho reír hoy en el cole
  • Explícame una cosa que hayas aprendido hoy en el cole
  • ¿Qué es lo que más te gusta de tus amigos? ¿y lo que menos?
  • ¿Qué es lo más aburrido que has hecho en todo el día? ¿Y lo más divertido?
  • ¿Hoy había alguien enfadado en clase?
  • ¿Hoy has ayudado a alguien o te han ayudado?
  • Dime una palabra rara que hayas oído hoy (o algo raro que alguien haya dicho)
  • ¿Tienes deberes/ejercicios/exámenes…? ¿Estás nervioso por el examen de mañana?
  • ¿Si pudieras hacer desaparecer una cosa del colegio que sería?
  • ¿Qué te gustaría hacer el fin de semana?
  • ¿Qué animal te gustaría ser? ¿Por qué?
  • Por último también puedes explicarle como te ha ido a ti el día

Si un día le has preguntado con quien le gusta más jugar en el patio, al día siguiente le puedes preguntar si ha jugado con él y a que han jugado. O si le preguntas si tiene deberes al día siguiente pregúntale si estaban bien los ejercicios. Y así sin darte cuenta en unos días resultara algo natural hablar de vuestras cosas juntos, en vuestro momento.

En resumen, todos los días deberíamos esforzarnos en conversar y realizar juntos una comida principal, aunque vayamos liados conviene no perder esta rutina. Así evitaremos que en un futuro tengan dificultades para comunicarse en sus relaciones interpersonales con compañeros, familiares o profesores.

Este paso de comunicación con nuestros hijos tenemos que hacerlo nosotros, los niños siempre necesitan que se le hable y se le ayude a decir lo que piensan, lo que quieren, lo que sienten. Por último, hay que señalar que un niño que habla poco, o que sea retraído y se aísle, está en riesgo en su desarrollo psicosocial y precisa una mayor atención por parte de la familia.

 

Aquí puedes dejar tu comentario, buen día!